23.7.12

Y unas hojas de papel en blanco


No entraba ni un haz de luz. Estaba totalmente oscuro en su habitación. No tenía ganas de ver la pared blanca, la ventana azul o las fotos del plafón, el escritorio caoba o los libros de clase. Estirada en la cama, con los ojos abiertos y las manos en el estómago, Karen no pensaba en nada. O hacia ver que no pensaba en nada. En realidad, tenía tantas cosas en las que pensar que era difícil pensar en algo en concreto.

Sus padres se habían enterado que quería cambiarse de Bachillerato. El científico no le convencía, no le apasionaban las células, ni las fórmulas químicas, ni las funciones en paralelo....Pero eso era lo que necesitaba para entrar en Medicina, por eso su padre la había apuntado. “Serás una gran doctora”-le dijo cuándo la matriculó- “Y me ayudarás en el hospital”. 

Pero Karen no quería ser doctora, no quería pasarse más de 5 años estudiando una cosa que le daba repulsión. Quería ser artista. Pero una artista en la familia no entraba en los planes de su padre y él fue muy estricto con Karen respecto a eso.

Por si fuera poco, la que creía su mejor amiga Noe había resultado no serlo. Karen había mentido por ella, le había salvaguardado las espaldas, culpándose de algo que no había hecho, para que no se enfadaran con su “mejor amiga”, que sí que era la culpable. ¿Y cuál era su forma de agradecérselo? Diciéndoles a todos sus amigos que sí, que Karen había sido responsable. Karen había intentado ayudarla, pero había acabado sin ayuda de nadie. No podía contarles la verdad, porque les había mentido, y porque Noe nunca aceptaría que era auténtica la culpable. Se enfadarían con Karen de cualquier manera, así que decidió no hacer nada.  Se había quedado sin amigos y sin apoyo familiar casi al mismo tiempo.

Karen suspiró, cerrando los ojos y levantándose de su cama. Quizá cualquier otra persona hubiera llorado, pero Karen no. Las lágrimas no siempre eran símbolo de tristeza. Un corazón roto también podía estarlo sin llorar. A oscuras se dirigió al armario y sacó su guitarra. Era nueva. La había comprado con sus ahorros, a escondidas de su padre.

Se volvió a sentar en su cama, y poco a poco fue quitándole la funda a la guitarra. No necesitaba luz para abrazar la caja de madera, probar las cuerdas, tocar un acorde con los dedos sobre el mástil, conocía y acariciaba todos los recovecos como quién recuerda un viejo amigo. 


Repentinamente, sus dedos empiezan a moverse. La mano izquierda puntea el mástil. La mano derecha, con el pulgar levantado, acaricia las cuerdas. El resultado de la acción es una melodía primero suave, delicada; después rápida  y segura. Karen empieza a cantar “You haven’t seen the last of me”, su canción favorita de “Burlesque”.  Cuando canta, todo desaparece, no existe nada más que letras, melodías, notas. Su voz, su guitarra y nada más. Su padre no entiende que no es un capricho, es un sueño. Cantar, tocar instrumentos, llegar a actuar en algún teatro, escribir canciones. Transmitir a la gente, a través de la música, de SU música, los mismos sentimientos que ella siente. Llegarles al corazón y hacerles sentir mil cosas a la vez…

Pero nadie entiende eso. Su música es su vida. Sin ella….Nada tiene sentido. Con ella, todo es hermoso. Karen no quiere renunciar a esa sensación. Y ha tomado una decisión.

Cierra la cremallera con firmeza. Por suerte, hace poco que le compraron una de esas maletas de montaña, con saco de dormir, impermeable y demás. La lleva llena de lo imprescindible. Lo imprescindible también es su guitarra, que se cuelga a un lado. Abre la puerta de su habitación y baja con cuidado las escaleras. Su padre está trabajando, su madre se ha quedado dormida en el sofá mirando un programa del corazón. Karen sale a la calle. No tiene coche, ni moto, pero si tiene pies. Sus pasos la llevaran a cualquier lado. Cuando no tienes nada, no puedes perder nada. Solo ganar. No gira la cabeza para ver una última vez su casa. Todo ha quedado atrás. Lo único que sabe, es que nunca es demasiado tarde para perseguir un sueño.

Cher - "You Haven't Seen The Last Of Me"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tomarte el tiempo de comentar. Un blog se alimenta de tus comentarios. Y todos los comentarios son una gran alegría para mí ^^